EL RINCÓN DE ALBERTO

Todo comenzó con un encuentro

Todo comenzó con un encuentro

EncuentroCada día estoy más convencido que mi vida tiene sentido sólo en relación con los demás. El ser humano se conoce dándose a conocer, se ve viéndose ver, explora su “corazón” internándose en el prójimo. El encuentro con los otros es lo que me construye como persona. Eso no quiere decir que yo no sea importante como individuo, si no que sin la relación con los otros mi vida no tendría sentido. Cuando un niño comienza a reconocer a sus padres se da cuenta que es diferente a ellos. Se da cuenta que él existe como una persona única. Cuando va creciendo se da cuenta que sus amigos no son una pura proyección de si mismo, de sus deseos, de sus ilusiones,… Tienen una historia y una vida que los hace diferentes a él y por ello se siente llamado a respetarlos como compañeros en el camino, como criaturas que hacen referencia –como él- al Otro, al Creador.

El encuentro con los otros está siempre mediado por mi propia lengua, mi cultura, mis sentidos,… Todo necesita pasar por nuestra persona, por nuestro yo -por nuestra vulnerabilidad y nuestra riqueza, nuestra sensibilidad, nuestra inteligencia,…- para poner en comunicación a las personas. Todos sabemos lo duro que es no poder comunicarnos cuando no hablamos la misma lengua, los gestos,… Por eso toda comunicación necesita de unos mediaciones que pueden ser cauce o barrera de un verdadero encuentro.

En un verdadero encuentro nos sentimos importantes para la otra persona. Salimos del anonimato. Recibimos un nombre. Es como el mismo Simón, cuando Jesús le dice: De ahora en adelante te llamarás Pedro. O sin ir más lejos los apodos cariñosos con que se llaman los novios, o los apodos graciosos que se ponen los amigos. Ya Antonio Machado decía “Dicen que el hombre no es hombre mientras no oye su nombre de labios de una mujer”.

Ese nombre que te saca del anonimato, es el mayor indicio en el que percibes que eres muy importante para el otro. Me atrevería a decir que el encuentro te ha hecho una “persona-con-confianza”. Por encima de los miedos o de las soledades, hay alguien que está a mi lado y que se ha comprometido con mi vida. Se ha convertido en compañero de viaje. En él puedo poner mi confianza.

La alegría del encuentro no te cierra en ti mismo o en un grupito. Todo verdadero encuentro nos envía a trasmitir lo que vivimos como una forma de agradecer aquello que hemos recibido. Por eso nadie nace en vano, cada ser humano existe, no sólo para algo, sino más bien para alguien: su vocación fundamental es, en definitiva, el darse a los otros, el amor. “Id por todo el mundo y predicar el Evangelio.”

Una relación profunda hace aflorar lo mejor de ti, focaliza tus fuerzas, te ayuda a integrar tus cualidades y a pasar por encima de tus límites. El encuentro ayuda a cerrar heridas, a vivir desde una realidad más auténtica, a crecer en humildad, y a aceptar la realidad del otro.

El encuentro auténtico y el amor van de la mano. Un encuentro verdadero es transmisor de Vida (con mayúsculas). El amor es más grande que la muerte, que cualquier crisis. Cuando decimos a alguien -“Yo te amo”- le estamos diciendo –“Tú vivirás para siempre”, “La muerte no tiene la última palabra”.

El encuentro provoca promesa y esperanza; apunta hacia una plenitud que no se agota con cada uno de nuestros encuentros; conduce a una intimidad, a una autenticidad que no se acaba de hacer plena nunca, pero hacia la que caminamos, viviéndola como promesa esperanzada.

Un comentario el “Todo comenzó con un encuentro

  1. Daiana
    marzo 17, 2008

    Despues de leer este pasaje, es una confirmacion de que realmente no somos nada sin el amor del projimo. Nuestra familia, nuestros amigos, y demas nos hacen sentir que Dios esta aqui en el dia a dia, con nosotros. En mi opinion personal no podria vivir sin amor. La gracia del amor de Dios es tan poderosa en mi vida que no podria vivir solo para mi, es vital dar amor para sentirme bien.

    Coincido con el Padre Alberto cuando dice que, “el encuentro provoca promesa y la vez esperanza”. En esta semana santa, la alegria del resucitado me llena de gozo y esperanza de que Jesus esta todos los dias hasta el fin de los tiempos.

    Que lindo es dar amor y sentirse amado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 8, 2008 por en amistad, encuentro, Peregrinos, Vida.

introduce tu email para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por email.

Instagram

Caminante no hay camino, se hace camino al andar

#amanecemelilla #picoftheday #sky #montemariacristina #melilla #spain
A %d blogueros les gusta esto: