EL RINCÓN DE ALBERTO

Todo comenzó con un encuentro

“No reconocí a mis hijos, ni ellos a mí”.

MujerInmi“Yo quiero lo mejor para ellos, pero no dejan de pedir. El otro día tuve una gran bronca con mi hija adolescente porque no quiero mandarle dinero para un ordenador y un móvil. Hay otras necesidades más urgentes”.

“Mi marido es un poco machista, pero lo quiero y le aguanto. Ya no bebe tanto como antes. Espero que poco a poco vaya cambiando”.

Estas y otras frases parecidas las escuchamos todos los días a tantas mujeres que han dejado su patria para buscar un futuro mejor para sus familias. El otro día leí un artículo en el país que me parece que refleja muy bien la realidad de la mujer inmigrante en España y yo diría que en buena parte del mundo.

Id al artículo de El Pais

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 27, 2008 por en globalización, Migraciones, Peregrinos.

introduce tu email para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por email.

Twitter

Instagram

#losMartesVerdes Por el cariño y cuidado de nuestra casa común ➡ consumo ➕ formación ➕ espiritualidad
A %d blogueros les gusta esto: