EL RINCÓN DE ALBERTO

Todo comenzó con un encuentro

La dignidad de las personas: ¿Estamos volviéndonos locos?

Estoy hasta el gorro de pasear por mi ciudad viendo como la policia acosa a las personas que tienen ciertos rasgos, tono de piel o visten de cierta manera.

Hoy iba paseando por una plaza cercana a Plaza España y pararon a dos personas morenitas. Les seguí la pista e hicieron lo mismo con otras personas de latinoamérica en la calle Mantería. La semana pasada en la Circular a dos chicos con rasgos norte africanos, el mes pasado a un grupo de personas de latinoamérica en Rondilla. He estado de viaje en diversas ciudades este verano y me he encontrado escenas parecidas en estaciones de tren, barrios, etc.

Un buen amigo me llamada indignado hace pocos días para contarme como a la puerta de un gran hospital de Madrid se estaban produciendo identificaciones indiscriminadas a personas inmigrantes de forma selectiva. Todavía en todos mi años de vida ningún policia me ha pedido mi documentación por la calle.

¿Qué está ocurriendo? ¿Nos estamos volviendo locos? Escuchar a algunos responsables de ciertos sindicatos policiales en sus declaraciones parecen retomar la cordura cuando dicen que ellos lo que quieren es perseguir a criminales o gente que atenta contra el orden público y no a padres o madres de familia, trabajadores de la construcción o empleadas de hogar.

¿Desde dónde se mueven los hilos? ¿Quiénes representan nuestros intereses? Bien sabemos de la gente que ha ido y va directa a los CIES y deportada a sus países en algunos casos casi como animales. Y esto sigue ocurriendo en todas nuestras ciudades si abrimos un poco los ojos. Todos entendemos que la realidad de la migración es compleja, pero cuando se hablan de derechos humanos básicos…

¿Cómo podemos decirnos españoles si no respetamos ni nuestra Constitución o los Derechos Humanos (art. 1 y 2): “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.”?

Un comentario el “La dignidad de las personas: ¿Estamos volviéndonos locos?

  1. Ana Fuentes Rey
    agosto 18, 2010

    Alberto, sinceramente creo que no se discrimina solo al inmigrante, se esta discriminando la pobreza. El inmgrante que conduce buenos coches y vive en buenas casas,no padece esa discriminación.En resumidas cuentas, discriminamos la pobreza en general, y si esa pobreza es extranjera más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el agosto 16, 2010 por en Migraciones, Servicio.

introduce tu email para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por email.

Instagram

Caminante no hay camino, se hace camino al andar

#amanecemelilla #picoftheday #sky #montemariacristina #melilla #spain
A %d blogueros les gusta esto: