EL RINCÓN DE ALBERTO

Todo comenzó con un encuentro

Dando gracias…

Querida familia:

Ya toca otra vez comenzar a movilizarse para llegar a Méjico después de estas cuatro semanas en Boston. Alguna gente me ha pedido que escriba contando como han ido las cosas y por eso os comento. La verdad que ha sido un tiempo muy intenso a varios niveles:

1.- Volver a mi antigua comunidad jesuita en Cambridge, el reencuentro con algunos compañeros y amigos, el poder compartir juntos me ha hecho mucho bien y me ayuda a sentir la misión de la Compañía vivida en un solo cuerpo.

2.- El reencuentro con los libros, el estudio, las horas de biblioteca, el contacto con profesores,… Es un lujo tener la posibilidad de consultar, acceder a todos los materiales de las bibliotecas de Harvard y Boston College. Todavía nada que ver con el acceso que tenemos en las bibliotecas universitarias españolas. Es de los pocos sitios donde los “ministros religiosos” tienen privilegios si viven cerca de la yarda de Harvard. Así que contento de poder aprovechar y tener tiempo para estudiar, consultar,… Además he podido contactar con profesores, con gente relacionada con el mundo de la inmigración en Boston. Todo han sido facilidades. Se han ofrecido a ayudarme cuando tenga que hacer toda la investigación con la comunidad salvadoreña por acá.  He asistido también a seminarios y cursos sobre migración y me han ayudado a tener una mirada más amplia desde la situación de aquí, que viven una realidad con más trayectoria, aunque diversa. Bien contento.

3.- Me he sentido desbordado por el recibimiento de la comunidad salvadoreña, pero también de parte de la comunidad latina en Boston. Muchos encuentros, misas, bautizos, bodas, charlas,… En este sentido he tenido sentimientos encontrados. Me apena ver la pobreza a nivel apostólico de la diócesis y en especial en lo que se refiere a la comunidad latina. Esta última tiene un potencial enorme, con una ilusión por ser acompañada, con gran vitalidad,… Una pena que no haya un proyecto más estructurado a nivel diocesano. Habrá que tener paciencia y darle tiempo al tiempo. Pero la otra cara, ha sido la alegría del compartir mucha vida, ilusiones, también el dolor con todo este movimiento restrictivo a nivel migratorio que está fluyendo en todo Estados Unidos,… Pero en general muy contento y agradecido.

4.- Pude visitar a los chicos, profesores y familias de la escuela que colabora con Red Íncola. Familias muy agradecidas por la hospitalidad y el cariño que recibieron sus hijos. Para algunos chicos fue un momento muy intenso. De hecho algunos volvieron en el verano y piensan seguir colaborando. Hace unas semanas hicieron un concierto para recaudar fondos para los proyectos de Red Íncola. Algo muy de agradecer para unos chicos que están en su último año de secundaria y que prepararon por ellos mismos. No os podéis imaginar la alegría que me dio rezar todos juntos con la oración de REZANDO VOY al comenzar el día con una familia con la que me hospedaba y que vivía en el quinto pino, en mitad de un bosque. ¡Qué alegría ver que todo el cariño y el esfuerzo puesto en este proyecto da sus frutos en muchos rincones del mundo!

5.- He tenido la suerte de compartir tiempo y conocer un poco más por dentro el trabajo y la actividad de Naciones Unidas con Nancy, esta amiga nuestra que compartió con nosotros en el Magis y en la JMJ. También ha estado muy bien revivir el “espíritu” de los indignados por acá.

6.- Ha sido personalmente tiempo de entrar en otro ritmo, de dejar reposar muchas cosas, de echar mucho de menos a la gente de Valladolid (Cuando veía a alguien pescando me acordaba de Félix, cuando veía correr a una niña pequeña me acordaba de mi sobrina Carmen, de Carlos y Chus tras un balón de fútbol, de JM con el Rezando Voy, de Manolo y el grupo en las misas en casa, con Tomás en el encuentro con jesuitas chilenos, con Dani, Pablo, Diego, Jon, Cristobal, Memo, Fabricio en el contacto con la comunidad latina, muchas cosas de mucha gente que ya formáis parte de mi vida,…), de re-situarme y de ir cortando alguna que otra amarra,… pero a la vez con esto de las nuevas tecnologías de tener contacto con la gente y sentiros muy cerca (el nacimiento de Jaime e Irene, las andanzas de Niko, Calor y Café, toda la actividad de Red Íncola, el Menendez, el Centro Loyola, INEA, CVX, sjpucela, nuestro colegios,…).

Bueno y eso es todo. Así lo he vivido y así he sido capaz de contároslo.

Un abrazo fuerte y ya el domingo comienzo la etapa mejicana,
Alberto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 14, 2011 por en amistad, encuentro, Esperanza, Jesuitas, Migraciones, pastoral, Vida.

introduce tu email para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por email.

Instagram

Caminante no hay camino, se hace camino al andar

#amanecemelilla #picoftheday #sky #montemariacristina #melilla #spain
A %d blogueros les gusta esto: