EL RINCÓN DE ALBERTO

Todo comenzó con un encuentro

¿Qué es el Tercera Probación?

Algunas personas me habéis preguntado qué es la Tercera Probación, la etapa que estoy ahora haciendo en Méjico. Os cuento un poco para que lo entendais mejor:

La tercera probación, es la etapa final de la formación del jesuita y supone la preparación para la incorporación final de este al cuerpo de la Compañía de Jesús. Se le llama “tercera probación”, para distinguirla del período de pruebas y examen anterior al noviciado (“primera probación”), y del mismo noviciado (“segunda probación”). La tercera probación se conoce como “la escuela del corazón” o “la escuela de los afectos”, que  significa un período de reflexión y oración, en un ambiente más espiritual y pastoral, en contraposición al de los estudios, que exigen pensamiento crítico, investigación y razonamiento.

La historia de la tercera probación está inscrita en las experiencias del mismo Ignacio que descubrió en su propia vida que un prolongado trabajo académico embotaba la oración afectiva que había caracterizado su peregrinación inicial hacia el trabajo apostólico. Esta experiencia personal se vio confirmada por sus años de gobierno, al constatar el mismo fenómeno entre los primeros jesuitas. A la par que firmemente insistía en que el jesuita se sometiera a una sólida y rigorosa formación intelectual, Ignacio también constató la necesidad de un período que acentuara la formación afectiva y espiritual, una asimilación de las dimensiones místicas de la vida y servicio jesuita. A su entender, pues, la tercera probación, tenía que ser un tiempo de oración afectiva y de experimentos apostólicos. Como escuela de los afectos, la tercera probación debería conducir a una vida apostólica centrada en el amor a Jesús, mientras que las pruebas apostólicas o “experimentos”, someterían a prueba la humildad, la obediencia, la disponibilidad, y, particularmente,  la abnegación del joven jesuita. Esta integración de oración y servicio incorpora al jesuita en la dinámica de la “contemplación en la acción”, tan característica de la espiritualidad de la Compañía y, de ese modo, lo prepara para la incorporación a la vida y misión de la Compañía.

Los elementos esenciales de la actual tercera probación son:

1.- Los Ejercicios de mes.

2.- El estudio de los textos fundacionales escritos por San Ignacio (a saber, la Autobiografía, las Constituciones, las cartas, el Diario Espiritual), la historia de la Compañía de Jesús, los Decretos de las Congregaciones Generales más actuales, y los principales documentos de la Iglesia.

3.- Las experiencias apostólicas que ejemplifican el trabajo de los jesuitas con los pobres y desfavorecidos en “el servicio de la fe y la promoción de la justicia”, pensadas para poner al tercerón en ambientes nuevos y desafiantes.

4.- Las relaciones del tercerón con el Instructor y con sus compañeros de terceronado.

El elemento central de toda la tercera probación es el mes de ejercicios, que no son una simple repetición de los ejercicios hechos en el noviciado, sino que ahora  son unos ejercicios que revisan una parte importante de la vida de un hombre, desarrollada  en la comunidad  jesuita y ocupada  en trabajos apostólicos propios del jesuita. Esa revisión ayuda a la persona a descubrir en qué se necesita una reconciliación más profunda, dónde los puntos fuertes y débiles forman claras estructuras, dónde se presentan ahora nuevas oportunidades. El seguimiento de Jesús se ve ahora con más claridad en toda su autenticidad como un desafío a muchas cosas que la cultura contemporánea promueve y celebra como valores incuestionables. La Compañía se transforma no sólo en la institución que le apoya a él a lo largo de su formación personal y apostólica, sino en la comunidad mundial que ahora él elige apoyar y guiar.

En definitiva, la tercera probación intenta llegar, después de una etapa profunda de estudio y de incipiente trabajo apostólico, a la afectividad profunda del jesuita. De este modo, el jesuita se prepara para la incorporación plena a la Compañía de Jesús.

8 comentarios el “¿Qué es el Tercera Probación?

  1. Maria Portilla
    noviembre 11, 2011

    Hola mi querido tercerón…. por fin sé y de primera mano lo que es la tercera probación exactamente. Deseo para ti que la vivas profundamente y que salgas acrisolado en tu vocación. Una cosita, si sigues escribiendo México con jota, los mexicanos te van a odiar. ja,ja,ja. Besos. Te quiero mucho.

  2. albertoares
    noviembre 11, 2011

    Muchas gracias Mari. Un abrazo bien fuerte…

  3. Javier Sevilla Ram
    agosto 18, 2013

    Excelente recensión! Animos de fe, afecto y acción para todos los que se encuentren en esta etapa admirable y decisiva del Terceronado en La Compañía. “Cristo presente donde te encuentres”

  4. lily
    septiembre 16, 2013

    Hola! gracias por explicar el significado de la tercera probacion. Y en verdad jejejeje Mexico es con X por derivarse de la palabra mexica jejejejeje otra manera de conocer a los aztecas.

  5. Milagro
    agosto 30, 2014

    Hay una fecha exacta para esta tercera aprobación?, cuales pueden ser los motivos que la impidan? si los hubiese. Gracias.

  6. albertoares
    agosto 30, 2014

    Buenos días! No hay una fecha exacta para hacer la tercera probación, y los motivos que pudieran plantearse para impedir realizarse podrían ser variados, más de tipos personales o que tengan que ver con el proceso de incorporación paulatina a la Compañía de Jesús. Gracias a ti.

  7. jose rojas
    febrero 3, 2015

    buenas tardes. como hago para obtener materiales que se trabajen duranbte la tercera probacion. no hay mucho en la web

  8. Cruz
    marzo 22, 2015

    Acabo de conocerte por twitter y me alegro mucho por tu tercera probacion. Conozco bastante a los jesuitas y te deseo que seas uno mas de ellos, que tanto bien hacen.
    Desde ahora te seguiré en tu blog.
    Cruz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 11, 2011 por en Jesuitas, pastoral, Servicio, Vida.

introduce tu email para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por email.

Twitter

Instagram

@serjesuita
・・・
#NosHanInspirado
San Francisco de Javier sj. Patrón de la juventud y los misioneros.

Dinero, fama, títulos académicos, éxito en el deporte... las ambiciones de Francisco Javier (Navarra, 1506-1552) no son muy distintas de las que encontramos hoy por la calle. En Parías, un compañero estudiante lo desarmó: “Javier, ¿de qué le aprovechará al hombre ganar todo el mundo, si pierde su alma?”(Mc 8,36). Así Ignacio de Loyola despertó a un gigante: ni lenguas, ni países, ni peligros, frenaron el celo apostólico de Francisco Javier para llevar a Jesucristo hasta el extremo conocido, siguiendo aquella máxima: «Id, inflamad todas las cosas». Era el 7 de abril de 1541, y esta frase fue pronunciada después de un inesperado cambio de planes: ¡era él el enviado de Pablo III a la misión de las Índias! 
Trece meses navegando mientras servía a enfermos y necesitados, hasta que desembarcó en Goa, donde empezó una odisea titánica de islas, lenguas, predicaciones y servicio desde allí hasta Japón. «Os hago saber, queridos hermanos, que tomé de las cartas vuestros nombres, escritos por vuestras propias manos, junto al voto de profesión que hice, y los llevo siempre conmigo, por las consolaciones que recibo de ellos». Sus denuncias al Rey de Portugal por el espolio de riquezas en las Índias en lugar de favorecer la evangelización le costó dolorosos fracasos, pero pidiendo fuerzas a Dios prosiguió incansable hasta la isla de Sancián, en un intento de entrar en China. Allí, al lado del indio Cristóbal y del chino Antonio, representantes de su misión en aquél continente, a los 46 años entregó su espíritu sembrando en la tierra su honda huella por Cristo, de donde nacería una entera generación de misioneros. 
#AMDG #jesuit #jesuitas
A %d blogueros les gusta esto: