EL RINCÓN DE ALBERTO

Todo comenzó con un encuentro

Preparad el camino…

Juan el Bautista es uno de nuestros compañeros inseparables en el Adviento. Este tiempo de preparación, de mirar nuestra vida y nuestro mundo desde la esperanza. Nunca he conocido una comunidad, los chamulas, para los que la vida de un santo pudiera tener tanta transcendencia en su vida cotidiana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Parte de mi misión estas semanas es acompañar a Pedro Arriaga, compañero jesuita y párroco de San Juan Chamula, un pueblo situado a 10 kilómetros de San Cristóbal de las Casas. Este pueblo se denomina la “cabecera” del municipio de Chamula, comunidad “tzotzil” de origen prehispánico cuyo nombre significa “Agua Espesa” o “lodazal”, pues parte de los terrenos que ocupa se creía que era zona pantanosa.

Los Altos de Chiapas acogen este municipio formado por 60.000 habitantes y 118 comunidades. La comunidad Chamula tiene fama de comerciante, gente noble de carácter fuerte. Pueblo envuelto en diversas batallas a lo largo de su historia, en varias ocasiones relacionadas con la lucha por su identidad indígena.

San Juan Chamula es el centro religioso y económico principal de la comunidad. Su famosa “iglesia-catedral” dedicada a San Juan Bautista, es un claro ejemplo de la manera cómo esta comunidad se organiza y celebra su fe. El humo aromatizado del incienso, las velas ardientes, los murmullos de los rezos y algún que otro sacrificio ritual conforman buena parte de su práctica religiosa.

Los chamulas participan en los rituales sincréticos con una devoción y solemnidad únicas, introducidas por los evangelizadores del siglo XVI, y adaptadas a las tradiciones religiosas más antiguas de la zona. Fruto de muchos de estos ingredientes, unido a la ausencia de la iglesia católica durante largos períodos debido a la expulsión de mano del estado mexicano,  junto a un sentimiento de preservación de la propia identidad y costumbres, ha hecho que surgiera en el municipio el movimiento de los que podríamos denominar “católicos tradicionalistas”.

Las autoridades locales, no sólo organizaban social y políticamente a la comunidad, sino que también conformaban la estructura religiosa. El grupo de sacristanes desarrollan una actividad y liderazgo muy marcado en la comunidad. Ese sincretismo religioso con las prácticas tradicionales, junto a esta relación entre religión y liderazgo socioeconómico ha conformado un caciquismo que controla económica, social, política y religiosamente a la comunidad.

Todo intento de práctica religiosa que se haya alejado de los “católicos tradicionalistas” ha sido visto como una fuerte amenaza para la comunidad. Es por eso que en este municipio se han vivido los más fuertes conflictos religiosos de todo Chiapas. Católicos próximos a las comunidades de base y seguidores de las iglesias protestantes, han sido expulsados de la comunidad y despojados de sus tierras.

El clima que se vive ahora es de relativa paz en cuanto a la práctica religiosa, pero es evidente el peso que tiene el grupo de sacristanes, mayordomos, y alféreces, frente al párroco. De hecho, la propia comunidad chamula ha expulsado a sus párrocos en diversas ocasiones, cuando la comunidad sentía que no se adaptaban a las expectativas planteadas.

Los chamulas perciben a la oveja como un animal casi sagrado debido a que San Juan Bautista, patrono, protector y guía de los chamulas, la porta en sus brazos en la imagen venerada en la “iglesia-catedral”.

Debido al frío húmedo de todo el municipio y a sus 2.300 metros de promedio de altura, las vestimentas de lana forman parte central del atuendo tradicional tanto de hombres -“chujes”-,  como de mujeres.

Las celebraciones más populares en San Juan Chamula son la festividad de San Juan Bautista, el Carnaval Chamula y la Virgen de Guadalupe.

Con Pedro y el grupo de sacristanes, he participado en varias bendiciones de casas y capillas, acogida de los antorchistas y visitas a las comunidades, muchas de ellas alejadas de la cabecera. De hecho, ya he tenido que visitar alguna comunidad sin Pedro. Realmente constituye toda una inmersión en la vida de las comunidades indígenas: sus costumbres, celebraciones, comida, bebida sagrada para actos ceremoniales (“posh”), etc.

Hoy hacemos un receso en este tiempo de Adviento para celebrar una fiesta que no tiene igual en todo México, la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe. Millones de personas en todo el país regresan de sus peregrinaciones, los antorchistas llegan a la meta después de su largo camino; la fiesta, los cantos y las celebraciones litúrgicas inundan por completo todo el universo mexicano.

En breve saldremos para celebrar la eucaristía en honor a la Virgen de Guadalupe y los bautismos en San Juan Chamula. Una gran fiesta nos espera en la cabecera y después en la visita a varias comunidades. ¡VIVA LA VIRGEN DE GUADALUPE!

2 comentarios el “Preparad el camino…

  1. USS
    junio 17, 2012

    san juan chamula tiene parroco?? espero que sea un parroco catolico de la diocesis o algun sacerdote religioso

  2. Pingback: Lo dado a la tierra germina « EL RINCÓN DE ALBERTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 12, 2011 por en Jesuitas, Oración, pastoral, Peregrinos, Servicio, Vida, violencia.

introduce tu email para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por email.

Instagram

Caminante no hay camino, se hace camino al andar

#amanecemelilla #picoftheday #sky #montemariacristina #melilla #spain
A %d blogueros les gusta esto: