EL RINCÓN DE ALBERTO

Todo comenzó con un encuentro

Tiempo de cambios

Hace tiempo que no escribo en el blog. No porque no tenga cosas que compartir sino porque me paso últimamente tantas horas entre libros y escribiendo capítulos de la tesis que el poco tiempo que tengo libre suelo emplearlo lejos del ordenador, con familias de la parroquia y si puedo al aire libre.

Estos últimos días y sobre todo después de la huelga general en España se nota un espíritu cada vez más pesimista en la atmósfera. De acuerdo que hay muchas decisiones que tomar a muchos niveles, personal, familiar, comunitario, y por supuesto a nivel estatal. De acuerdo que la cosa está mal, que la protección social está resquebrajándose, que hay muchas familias en paro, sin vivienda,… Es tiempo de tomar decisiones y de optar. Eso me gusta mucho de esta época y de este tiempo. Estamos ante una encrucijada de la historia y ojala sepamos tomar postura y no verlo todo sentados en nuestro sillón a través de la ventana, de la televisión o de Internet.

Por otro lado, inmigrar es un derecho y a veces nuestra única opción, y es claro que la gente tenemos que buscarnos la vida dónde podamos, pero ¿es siempre la mejor respuesta huir? ¿Salir pitando cuando el barco parece hundirse sin pensar en los que se quedan atrás?

Dicho esto me duele ver como los intereses políticos hacen que algunos medios de comunicación transmitan el día a día de las familias y de la gente como si fuéramos títeres de feria. Está bien, es el juego de la política y del poder. De esto también uno va aprendiendo con los años.

A veces tomar un poco de distancia, pasar unos meses fuera de España, te ayuda a mirar con perspectiva y contextualizar nuestra situación en una fotografía más amplia. Decía el otro día una amiga que coordina proyectos de cooperación al desarrollo que vernos frágiles sin recursos materiales nos ayuda a mirar a los demás con más humildad, incluso en los países más vulnerables. Y creo que es verdad. No sé si nos toca a nuestra generación volver a hacer lo que le toco hacer a la generación del 68. Tomar postura y decidir, implicarnos en política, es decir, en el cuidado de la polis. No lamentarnos por todos los derechos y beneficios que habíamos adquirido de nuestros “padres”, y que en cierta manera no nos los habíamos ganado, y comenzar desde 0, desde la base.

Mucho se ha hablado de la generación de jóvenes en nuestras sociedad occidentales, liquidas, anestesiadas,… pero queramos o no nos va a tocar despertar y ponernos las pilas. La otra opción es huir… Pero, ¿dónde? ¿Alemania, Estados Unidos, Finlandia,…? A veces ocurre como en los matrimonios que cuando uno se casa y hay dificultades se cree que todos los males ocurren dentro y sólo se ven las caras alegres y lo bien que les va a las otras parejas. Me da la impresión que algo así ocurre en España. Siempre hemos sido un país de pasiones, de contrastes, incluso el IBEX es uno de los índices bursátiles con mayores fluctuaciones dentro del panorama europeo.

Estas semanas me ha tocado compartir mucho aquí en Boston con familias que están luchando para salir adelante. Algunas muy tocadas por la crisis: pérdida de vivienda, de trabajo, sin documentos, enfermos… No es fácil imaginarse un panorama peor. Otras saliendo adelante después de jornadas extenuantes. A veces con dos trabajos para poder sacar a la familia adelante y ayudar algo a los suyos en sus países de origen. Unos pocos un poco más desahogados. Pero cuando veo a otras personas, profesionales del mundo de la empresa, profesores de universidad, científicos,… el panorama tampoco es muy halagüeño. Hasta las grandes universidades están sintiendo la falta de financiación para proyectos e investigaciones, la gente cada vez viaja menos en Thanksgiving a ver a sus familias porque no les llega el dinero. Y no os hablo de gente que anda tiradilla, sino de personas que trabajan en Harvard o Boston College.

Las recientes elecciones en Estados Unidos han dejado claro que hay que tomar partido. Supongo que los republicanos no contaban con que el 70% de la comunidad latina votaría demócrata. ¿Cómo pueden aguantar más de 11 millones de personas sin documentos en el país de las oportunidades cuando están haciendo el trabajo sucio y sacando adelante a medio país?

Y si esto ocurre aquí qué no está pasando en otras partes del planeta. Por ejemplo, en el gigante asiático, China, con una desaceleración de crecimiento y enviando señales de que no es oro todo lo que reluce. Y no hablemos de países que viven en constante crisis de violencia, de explotación,… ¿Cómo podemos imaginarnos que continúen llegando pateras o que siga habiendo avalanchas para saltar la valla en Melilla?

El miedo, la desesperanza, el desánimo,… siempre me han parecido el caldo de cultivo de males peores porque paralizar nuestra vida y coartan nuestra capacidad de soñar y de mirar hacia el futuro. No existen respuestas fáciles ni simplonas cuando uno toma las riendas de su vida, cuando intenta enfrentarse a sus oportunidades y retos, pero sentados en el sillón viendo como pasa la vida y lamentándonos creo que no es la solución.

2 comentarios el “Tiempo de cambios

  1. Alicia Lopez
    noviembre 17, 2012

    Muy bien Alberto, palabras de ánimo, palabras sentidas. Gracias por compartir siempre viene bien leer este tipo de artículos. Sí hay que ser valientes, pero qué difícil es ser valiente en momentos de grandes desafíos. Ánimo a todos.

  2. Pingback: Lo dado a la tierra germina « EL RINCÓN DE ALBERTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en noviembre 16, 2012 por en Esperanza, Migraciones, Vida y etiquetada con , , , , , .

introduce tu email para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por email.

Instagram

Caminante no hay camino, se hace camino al andar

#amanecemelilla #picoftheday #sky #montemariacristina #melilla #spain
A %d blogueros les gusta esto: