EL RINCÓN DE ALBERTO

Todo comenzó con un encuentro

Lo dado a la tierra germina

VIDAUn año más pasa, y ya van 40: ¡Casi nada! Un año para dar gracias a Dios por tanto recibido y tan bueno. Un año que comenzó en Chiapas, entre Chamulas, la conmemoración en Acteal, el EZLN, la misión de Bachajón,… Seguido por el mes de ejercicios en Puente Grande, el tiempo en Tierra Blanca en el albergue para migrantes en tránsito y el reencuentro con mi familia en Balcarce.

Tiempo para dar gracias por la vida de mi sobrina Carmen que ya cumplía dos añitos, y por la bendición de una nueva vida que está a punto de nacer a principios del 2013.  Tiempo para afanarme y disfrutar del trabajo del doctorado en Madrid, de zambullirme en los libros, en la biblioteca, en el despacho,… compartiendo tiempo en la universidad, con las familias, visitando hogares, agradeciendo la vida, acompañando el sufrimiento. Tiempo para el reencuentro, para disfrutar de los compañeros jesuitas, para comenzar nueva etapa.

También, camino recorrido en Boston, con largas horas de estancia en Widener: “La Biblioteca”. Camino acompañado con la comunidad salvadoreña, comunidad migrante, peregrina,… Consulado, Lafarge, familias, oficinas, retiros, celebraciones, acompañar la vida, el desconsuelo, el regocijo,… la Vida. La alegría de ver culminado un proyecto hecho a fuego lento en Valladolid, en grupo, uniendo esfuerzos, aprendiendo juntos,…

Un año para dar Gracias. Un año de crecimiento. Un año de ilusiones y esperanza.

Tiempo también de incertidumbres a nivel mundial, de desasosiego, de sufrimiento, de incomprensión, de paciencia (o impaciencia),… de necesidad de luz.

Año cargado de encuentros, de esos que generan vida, que te tocan el alma y que te bautizan de nuevo. Nuevos rostros, también reencuentros,… Cuantas gracias tengo que dar por las amistades, los compañeros,… toda la gente a través de la cual Dios se hace presente en mi vida.

Un tiempo lleno de presentaciones, acogidas, novedades,… y a la vez de despedidas, del dolor de la partida,… “Todo encuentro encierra despedidas”. Tiempo de fiarse, de poner la esperanza en Dios, y de confiar que todo lo “dado a la tierra, germinará”.

En estos meses que pasan donde a veces las tinieblas de la crisis parecen cubrirlo todo, percibo que la Luz nunca ha dejado de alumbrar y de sembrar. (Jn. 1, 5). Me siento cada vez más movido en este nuevo año que comienza a dar “cuenta de nuestra esperanza” (1 Pe. 3, 15), a caminar juntos porque así todo se hace más llevadero, porque en lo débil nos vamos o nos van haciendo fuertes, porque desde la fe y la promoción de la justicia nos convertimos en auténticos seres humanos, porque en el Amor y en la comunión todo cobra otro sentido,… y nos recuerda lo importante en la vida:

“Al final del camino me dirán:
—¿Has vivido? ¿Has amado?
Y yo, sin decir nada,
abriré el corazón lleno de nombres.” (P. Casaldáliga)

¡FELIZ NAVIDAD!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en diciembre 24, 2012 por en encuentro, Esperanza, Jesuitas, Servicio, Vida y etiquetada con , , , , , , , .

introduce tu email para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por email.

Instagram

Caminante no hay camino, se hace camino al andar

#amanecemelilla #picoftheday #sky #montemariacristina #melilla #spain
A %d blogueros les gusta esto: