EL RINCÓN DE ALBERTO

Todo comenzó con un encuentro

Nuestro hogar es el mundo

Sentirse en casa es ser capaz de encontrar sentido a mi vida y a lo que ocurre a mi alrededor de un modo permanente, más allá de lo que pueda ocurrir en un momento puntual. Sentirse profundamente en casa en este mundo es habitarlo desde una fe valiosa, que merece la pena [1].

HogarEn nuestras sociedades, donde la migración humana va siendo cada vez más común en todos los rincones del mundo, la peregrinación como metáfora tiene una significación especial. De hecho, la idea de la peregrinación evoca cierta aventura, valentía, audacia, relaciones, alianza y promesa.

Parece una paradoja, pero con la globalización aparece también un deseo de preservar las tradiciones regionales, la propia identidad. Así, me parece que el proceso de crecimiento como seres humanos se entiende mejor a partir de dos tendencias: “una de diferenciación, autonomía y agencia, y otra de relación, pertenencia y comunión”[2]. Integrar estas tendencias en la metáfora de la peregrinación enriquece nuestra comprensión del desarrollo humano.

La práctica de la peregrinación es al mismo tiempo un ir hacia adelante (un viaje) y un retorno al hogar. Si entendemos el desarrollo humano no simplemente como partidas y llegadas sino también como el viaje mismo y como una serie de transformaciones en el significado de “hogar”, entonces nos ayudará a sentirnos más en casa en el mundo.

Reconocer este doble proceso nos convierte a todos los seres humanos en peregrinos, en migrantes de este mundo. Nos descubre una de las grandes verdades de la humanidad: “Somos hijos de un Peregrino, cuyo hogar es el mundo”[3].

[Extracto de A. Ares. Inmigración y nuevas encrucijadas. Cómo ser profeta en un mundo diverso. Cristianisme i Justicia, 2015, Barcelona: 21.]

[1] “To be at home is to be able to make meaning of one’s own life and of one’s surroundings in a manner that holds, regardless of what may happen at the level of immediate events. To be deeply at home in this world is to dwell in a worthy faith” S. Parks, Big Questions, Worthy Dreams: Mentoring Young Adults in Their Search for Meaning, Purpose, and Faith (San Francisco: Jossey-Bass, 2000): 34.
[2] Parks, Big Questions: 49.
[3] A. Ares,‘Yellow Arrows’: The Mentoring Experience of the Two Standards, The Way 2009, n. 48.3:77–89.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en septiembre 13, 2016 por en globalización, inmigración, integración, Jesuitas, Migraciones, Peregrinos, refugiados y etiquetada con , , , , , , , .

introduce tu email para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por email.

Instagram

Caminante no hay camino, se hace camino al andar

#amanecemelilla #picoftheday #sky #montemariacristina #melilla #spain
A %d blogueros les gusta esto: