EL RINCÓN DE ALBERTO

Todo comenzó con un encuentro

Oración de las Fronteras

De textos del P. Adolfo Nicolás, SJ [1]

 

Hay toda suerte de fronteras:

El mundo se divide en nuevas fronteras

de la injusticia, de la incultura, de las ignorancias de Dios;

el mundo se multiplica por nuevas fronteras

de los encuentros, de la diversidad, de las religiones que buscan a Dios.

“Esos lugares geográficos y espirituales,

donde otros no llegan o encuentran muy difícil llegar”…

¿Hay otras fronteras que me están llamando?

¿Dónde pueden estar?

¿Cómo estoy yo en las fronteras?

¿Cuál es nuestro trabajo allí?

¿Tengo la creatividad necesaria?

A las fronteras es nuestra misión.

Todo cambia.

Más lejos de lo que podemos prever.

Lo único fijo es que hay cuatro estaciones,

y éstas cambian una y otra vez.

El cerezo florece pronto,

no teme adelantarse a alabar la primavera

al sentir el primer calor.

Y entonces retorna el frío,

viene la lluvia,

los pétalos caen,

fecundan las flores la tierra

y cubren el suelo como una alfombra.

También, así, cambian nuestras preguntas.

Todo cambia, todo fluye.

El Sol sale y se pone para cada generación.

 

Cuando estás en la frontera

tratas con lo inesperado:

Discernir es nuestro modo de estar

eun mundo que no cesa de cambiar.

 

No quiero huir ni rechazar el mundo

sino abrazarlo con compasión,

un compromiso profundo con lo real,

con encontrar a Dios en las historias:

Él está en el mundo antes que todos y ante todos,

ama el mundo y nosotros con Él.

Hallarnos ante la oculta presencia y acción de Dios

en lo que vemos, tocamos, olemos y sentimos.

Ese encuentro profundo cambia el corazón.

 

Urge la creatividad. Respuestas reales a preguntas reales,

Alternativas a un mundo desgraciado que va

por caminos que no son de nadie ni para nadie.

Debemos ponernos con las personas en sus encrucijadas,

cruzar juntos los puentes de las fronteras,

conocer a nuestra gente, acercarnos a los pobres,

hablar con los que sufren, visitar a los enfermos,

y entonces, en ese contacto ordinario y regular,

comprenderemos que Dios está presente en todos.

Si nos encerramos, si nos separamos, si nos perdemos,

sin amistad con la gente, no hay evangelización.

Si la gente no nos toca y nos conmueve,

es muy difícil ayudar, servir.

La alegría del reconocimiento

es el genio de la evangelización.

 

En la base de todo, el amor absoluto e incondicional de Dios.

Por eso, podemos seguir esperando;

por eso, el fracaso no es tan importante,

porque lo importante continúa en medio de nosotros.

Que las cosas no salgan como queríamos,

es solamente un episodio de nuestras historias,

la historia larga de nuestra vida es la historia

de un Dios paciente que nos va perdonando,

nos va aceptando tal como somos; nos va ayudando

a vivir en el corazón del mundo buscando el mundo de su corazón.

libertad

 


[1] Oración compuesta con textos del Padre Adolfo Nicolás. Fuente: fvidal@upcomillas.es

Un comentario el “Oración de las Fronteras

  1. inmigracionestrella
    septiembre 24, 2016

    Profundo. Con sentir realista. Un camino a seguir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

introduce tu email para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por email.

Instagram

Caminante no hay camino, se hace camino al andar

#amanecemelilla #picoftheday #sky #montemariacristina #melilla #spain
A %d blogueros les gusta esto: