EL RINCÓN DE ALBERTO

Todo comenzó con un encuentro

BIENVENIDO

En el Día del Padre 2017

Todos tenemos experiencia de haber vivido algunos encuentros que nos ha producido una profunda alegría. De esos que recordamos el día, la hora, qué tiempo hacía, incluso qué llevábamos puesto. Recordamos todavía con más gozo y hondura, cuando además de feliz, el encuentro es inesperado. Viendo en estos últimos años a familias que han tenido que huir de conflictos armados, de persecución,… este tipo de encuentros cobran una dimensión especial. Contemplar cómo se abraza una abuela siria a toda la prole cuando logran reunirse en algún espacio seguro, después de vagar durante años por medio mundo, en condiciones deplorables. Recuerdo, -y recordar es “pasar de nuevo por el corazón”- una experiencia de dos hermanos de Mali que por fin se encontraban en Valladolid, después de años de silencios, de tensión, de dolor, de miedo. Aquel abrazo sí que era un verdadero encuentro. Un abrazo de bienvenida, de acogida, de felicidad.

Familia

Algo así me contaba mi familia, después de terminada la guerra civil. Mi abuelo llegaba de nuevo a casa en 1939 después de años de incertidumbre, de muertes, de miedo, de silencio. Por fin en casa. Me puedo imaginar la alegría del abrazo interminable con mi abuela, y las lágrimas de júbilo de los dos pequeños de la casa que había dejado en el pueblo, junto a su madre. Esa alegría y el amor del reencuentro dio a luz a un nuevo bebé, que nació en 1940. Y su nombre, desde aquel encuentro, estaba ya grabado en su corazón: Bienvenido. Bienvenido a la vida, a la familia, a un país que necesitaba sanar heridas, que emprendía un proceso de reconciliación, que esperaba resurgir de sus cenizas, que sufriría una dura postguerra con hambre, con aislamiento después de su alineamiento con Alemania y la reconstrucción de Europa tras la II Guerra Mundial. De la alegría del reencuentro, de la acogida, del abrazo, surgió dentro de la familia un nuevo brote para la primavera: Bienvenido.

En aquellos años, la guerra civil española había expulsado a casi medio millón de personas -440.000 contabilizados en Francia en marzo de 1939-, de los cuales la mitad lograron regresar a España en los años posteriores, y otros cerca de 250.000 vivieron como exiliados principalmente en Francia, México y Argentina, pero también en Chile, Colombia, Venezuela, Cuba, Dominicana, Unión soviética, Estados Unidos y Reino Unido. Situaciones de acogida y bienvenida, pero también de rechazo y humillación, fueron vividas por esos cientos de miles de españoles.

La historia se repite de nuevo en muchos rincones del mundo. Lo estamos viviendo en nuestra frontera sur de Europa, en Norteamérica, Indonesia, en Sudáfrica y un largo etcétera. Países y sociedades como la de México, con los exiliados españoles en otro tiempo, o Líbano, Jordania y Canadá en la época actual, son auténticos ejemplos de bienvenida, de acogida. Lamentablemente, también vivimos otras tendencias que quieren adueñarse del mundo. Unas tendencias que promueven el miedo, los muros y la indiferencia.

En España, la evolución de la política interna, el proceso de reconciliación que culminó en el periodo de la transición española y la instauración de la democracia, permitieron el regreso de refugiados, mientras otros se integraron y comenzaron una nueva andadura en las sociedades donde fueron acogidos, sumando en la construcción de una nueva ciudadanía. España en estos últimos años ha acogido a más de seis millones de personas venidas desde distintos rincones del mundo, que han sumado en la construcción de una sociedad más próspera, plural e inclusiva.

Bienvenido, mi padre, me recuerda desde las entrañas que podemos ser acogedores, que la bienvenida genera encuentro, oportunidad y riqueza. Ojalá no olvidemos nuestra historia y digamos con firmeza que España es y quiere ser tierra de acogida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en marzo 19, 2017 por en encuentro, Esperanza, globalización, integración, Migraciones, Peregrinos, refugiados, Vida y etiquetada con , , , , , , , , , .

Navegación

introduce tu email para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por email.

Twitter

Instagram

¡Qué bueno encontrarse con amigos como Walter! Tantas ilusiones, sueños y trabajo compartidos con la comunidad latina en Estados Unidos, desde una profunda fe y esperanza.
A %d blogueros les gusta esto: